Grandes Hombres de Dios Charles Spurgeon

Grandes Hombres de DiosđŸ„‡â–·â–· Charles Spurgeon

Charles Spurgeon el pastor bautista conocido como “el prĂ­ncipe de los predicadores” entre los evangĂ©licos.

Es el predicador mĂĄs leĂ­do de toda la historia. Sus mensajes escritos llenan 63 volĂșmenes, con un total de 20 a 25 millones de palabras.

LlegĂł a tener la congregaciĂłn mĂĄs grande existente para sus tiempos, y durante su vida, se estima que predicĂł a mĂĄs de 10,000,000 personas.

Para 1865, se vendĂ­an sus mensajes impresos semanalmente a mĂĄs de 25,000 personas, y se llegaron a traducir en mĂĄs de 20 idiomas.

Charles-Spurgeon-grandes-hombres-de-dios

 

 

Sin embargo… Ă©l nunca fue a la universidad, y por lo general, Ă©l no escogĂ­a sobre quĂ© tema predicar hasta el sĂĄbado por la noche… y nunca llevaba mĂĄs de una pĂĄgina de notas al pĂșlpito.

Entonces… ÂżcuĂĄl fue el secreto de su Ă©xito?

El mismo lo atribuĂ­a a la unciĂłn del EspĂ­ritu Santo en su vida. Dijo:

“Constantemente es mi oraciĂłn que sea el EspĂ­ritu quien me guĂ­e aun en las partes mĂĄs pequeñas y menos importantes de los servicios…”

La oraciĂłn era otro factor determinante; habĂ­a un salĂłn en el sĂłtano de su templo donde siempre habĂ­a personas de rodillas, inter- cediendo por la iglesia. El siempre declaraba que ese lugar era el generador de poder de la iglesia.

Charles Spurgeon-grandes hombres de dios

AdemĂĄs de sus mensajes de gran poder, fluĂ­a en los dones del EspĂ­ritu Santo. El libro “La Vida de Charles Spurgeon”, por Russell H. Conwell dice lo siguiente: “probablemente ningĂșn hombre en Inglaterra o AmĂ©rica en este siglo (XIX) ha sido el instrumento de sanidad de tantas personas como lo fue el Sr. Spurgeon… miles de casos de enfermos fueron sanados en respuesta a oraciĂłn, entre ellos, parĂĄlisis parcial, reumatismo, aflicciones mentales y fiebres contagiosas. El se consideraba como mero agente del poder Divino, y decĂ­a que no era merecedor del don de la sanidad”.

Declaraciones sorprendentes de Spurgeon:

En cuanto a la necesidad de poder:

“Necesitamos hombres ardiendo al rojo vivo, que irradien el fuego con tan intenso calor; que no podamos siquiera acercarnos sin sentir que nuestros corazones se están quemando;

hombres como relámpagos lanzados de la misma mano de Jehová, despedazando estrepitosamente cada cosa que se opone en su camino, hasta que llegue a su blanco; ¡hombres impulsados por la Omnipotencia!”

“Es el poder extraordinario de Dios, no el talento, lo que trae la victoria del día.

Es unciĂłn espiritual extraordinaria, no poder mental extraordinario, lo que necesitamos.

Puede ser que el poder mental llene una capilla, pero el poder espiritual llena a una iglesia con angustia del alma.

Puede que el poder mental reĂșna una congregaciĂłn grande, pero sĂłlo el poder espiritual llenarĂĄ las almas.”

En cuanto al gozo (para los ingenuos que creen que la risa santa es algo nuevo):

“Creo, en mi corazón, que hay tanta santidad en una carcajada que en un llanto, y que en ocasiones, la risa es mejor.

Porque puedo gemir, pero a la vez estar murmurando y estarme afligiendo y llevando pensamientos amargos contra

Dios, mientras que, en otro momento, puedo reír de sarcasmo en contra del pecado y así dar evidencia de una santa sinceridad en la defensa de la verdad” (Su Autobiografía).

Charles Spurgeon

En cuanto a las controversias del Avivamiento:

En un mensaje titulado “El Gran Avivamiento” (Marzo 28, 1858) Spurgeon dijo que el avivamiento es como un huracĂĄn, que trae caos dondequiera que va: “…llega, como un huracĂĄn celestial, arrastrando todo lo que tiene por delante…

y hay llanto y gemidos en las reuniones… pero los convertidos son muy sinceros. JamĂĄs habrĂĄs visto semejantes personas. Algunos los llaman fanĂĄticos, pero es un fanatismo santo.

Otros, dicen que es emocionalismo excesivo, pero es un emocionalismo celestial… que es un desorden, puede que digas… QuizĂĄ traten de detenernos, ÂĄpero nosotros los atropellaremos si no se quitan de nuestro camino!”

En otra ocasiĂłn, Charles Spurgeon dijo lo siguiente:

“Algunos los llaman fanĂĄticos, pero es un fanatismo santo. Otros dicen que es emocionalismo excesivo, pero es un emocionalismo celestial… que es un desorden, puede que digan…

Quizá traten de detenernos, ¡pero nosotros los atropellaremos si no se quitan de nuestro camino!”

Siguiendo acerca de las críticas: “Es sólo a un árbol lleno de fruto al cual los hombres avientan piedras”.

Charles Spurgeon

Tambien debes leer

OTRAS NOTAS INTERESANTES

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- Advertisment -

CONTENIDO QUE DEBES VER

- Advertisment -
EnglishFrenchPortugueseSpanish